Desde el 20 de junio se restringe en el equipaje de mano las sustancias en polvo superiores a 340 gramos, el equivalente a una lata de refrescos, en todos los vuelos internacionales con destino Estados Unidos.

Ojo si se va a viajar a Estados Unidos. La Administración de Seguridad de Transporte (TSA) ha restringido la entrada en el equipaje de mano de sustancias en polvo en cantidades superiores a 340 gramos o 12 onzas.

Si se planea llevar sustancias en polvo -como harina, azúcar, café molido, especias, leche en polvo, talcos y cosméticos- que superen ese límite, se deberá hacer meter en las maletas facturadas o de lo contrario, el equipaje de mano se someterá a una revisión adicional.

Y si la sustancia en polvo no puede ser identificada, no se permitirá su ingreso a la cabina del avión. Los productos en polvo que los viajeros adquieran en los Duty Free de los aeropuertos que superen el tamaño permitido deberán estar sellados en una bolsa de seguridad.